El ministerio danés real de asuntos extranjeros - vaya a la página delantera de um.dk   Publication  
 
 
     
 
 

Prólogo

La Declaración de París sobre la Eficacia de la Ayuda al Desarrollo plantea un reto importante, tanto para el mundo de la cooperación para el desarrollo en general como para el campo de la evaluación del desarrollo. En comparación con las declaraciones conjuntas anteriores sobre armonización y alineación, la Declaración ofrece una guía práctica orientada a la acción, con objetivos específicos que deben cumplirse en 2010. La cantidad de países y organizaciones internacionales que participaron en el Foro de Alto Nivel y refrendaron los compromisos conjuntos que figuran en la Declaración no tiene precedentes, y refleja una ampliación progresiva de la gama de voces que participan del debate sobre la eficacia de la ayuda.

Además de su énfasis en el seguimiento, la Declaración de París también destaca la importancia de realizar una evaluación conjunta e independiente entre los países, para ayudar a comprender más integralmente cómo una mayor eficacia de la ayuda contribuye a alcanzar los objetivos de desarrollo.

El propósito general de esta evaluación es evaluar la relevancia y la eficacia de la Declaración de París, así como su contribución a la eficacia de la ayuda y en última instancia a la eficacia del desarrollo. A fin de proporcionar una base adecuada para el presente examen, la evaluación se llevó a cabo en dos fases:

La primera fase de la evaluación se llevó a cabo con el propósito de fortalecer la eficacia de la ayuda mediante la evaluación de los cambios de comportamiento y la identificación de las mejores prácticas de los socios y donantes en la aplicación de los compromisos de París. Ésta fase finalizó en 2008 y contribuyó de manera constructiva a los debates continuos sobre las políticas de eficacia de la ayuda y, en particular, al III Foro de Alto Nivel sobre Eficacia de la Ayuda en Accra, Ghana, en septiembre de 2008.

La segunda fase, llevada a cabo con el propósito de evaluar la contribución de la Declaración a la eficacia de la ayuda y los resultados de desarrollo, comprende un total de 22 evaluaciones a nivel nacional,[1] que se diseñaron con un marco común de evaluación para garantizar la comparabilidad de las conclusiones de los distintos países sin impedir la flexibilidad para los intereses específicos de cada país. Cada una de estas evaluaciones estuvo a cargo de un equipo de evaluación independiente manejados por el respectivo país socio.

Las evaluaciones a nivel nacional se complementan con siete estudios de donantes y organismos multilaterales de desarrollo[2] que evaluaron cómo se refleja la Declaración de París en las políticas, las estrategias y los procedimientos de dichos donantes y organismos. Los estudios consistieron principal-mente en la revisión de documentos, complementados por entrevistas a los actores clave al nivel de las oficinas centrales y en las oficinas de campo. Estas evaluaciones estuvieron a cargo de distintos equipos independientes manejados por los departamentos de evaluación de los respectivos organismos.

El texto completo de los informes nacionales y de donantes está incluido en el DVD adjunto, que también contiene una serie de videos que ilustran la aplicación de la Declaración de París.

Además, se encargaron varios estudios temáticos que abarcan temas tan diversos como los Efectos de la Desvinculación de la Ayuda sobre el Desarrollo, el Apoyo al Fortalecimiento de la Capacidad Estadística, la Aplicabilidad de la Declaración de París en Situaciones de Fragilidad, los Recursos para el Desarrollo Fuera del Alcance Actual de la Declaración de París y la Relación entre la Declaración de París, la Eficacia de la Ayuda y la Efectividad del Desarrollo. Este último estudio teórico contribuyó a la base del diseño de la segunda fase de evaluación de la Declaración de París.

El presente informe proporciona la síntesis de todas las evaluaciones y de todos los estudios temáticos que la componen. Ha sido elaborado por un equipo de evaluadores independientes formado por Julia Betts (Reino Unido), Florence Etta (Nigeria), Julian Gayfer (Reino Unido), Dorte Kabell (Dinamarca), Naomi Ngwira (Malawi), Francisco Sagasti (Perú), Mallika Samaranayake (Sri Lanka) y Bernard Wood (Canadá, Jefe de Equipo).

La orientación para la evaluación estuvo a cargo de un Grupo de Referencia Internacional formado por representantes de los países socios participantes, principalmente los miembros del Grupo de Trabajo sobre la Eficacia de la Ayuda de la OCDE-CAD, los miembros de la Red sobre Evaluación del Desarrollo de la OCDE-CAD, y representantes de organizaciones líderes de la sociedad civil. El Grupo de Referencia estuvo co-presidido por representantes de Malawi y Suecia, y se reunió en cuatro ocasiones, en los hitos del proceso de evaluación. Los miembros del Grupo de Referencia contaron con la oportunidad de revisar y comentar los sucesivos borradores del Informe Final.

El Grupo de Referencia nombró un pequeño Grupo de Gestión[3] encargado de supervisar el proceso de evaluación. El Grupo de Gestión estuvo co-presidido por representantes de los Países Bajos y Vietnam.

La coordinación y gestión diaria de la evaluación estuvo a cargo de una pequeña secretaría con sede en el Instituto Danés de Estudios Internacionales en Copenhague, Dinamarca.

El Equipo de Síntesis contó con la orientación del Grupo de Gestión sobre temas como la interpretación de los Términos de Referencia para la evaluación, y las cuestiones operativas y presupuestarias. Conforme lo indica su mandato, el Equipo consideró plenamente y proporcionó respuestas a los comentarios sustantivos por parte del Grupo de Referencia y el Grupo de Gestión. No obstante, sólo el Equipo es responsable por el contenido del presente informe final independiente.

El Informe Final pasó por una revisión entre colegas en cuanto a su calidad, relevancia estratégica y política, y poder comunicativo, que estuvo a cargo de Mary Chinery-Hesse (miembro del Grupo de Sabios de la Unión Africana, y ex Asesora Principal del Presidente de Ghana) y Lord Mark Malloch-Brown (ex Administrador del PNUD y ex ministro del Reino Unido).

El Dr. Michael Quinn Patton, profesor del Evaluator’s Institute y de la George Washington University y ex presidente de la Asociación Evaluadora de Estados Unidos, llevó a cabo una auditoría independiente de la calidad de evaluación. La Declaración de Auditoría está incluida en el presente informe.

La presente evaluación se inició con la premisa de que (a pesar de la complejidad de evaluar los efectos de una declaración política) sería posible identificar lecciones útiles y recomendaciones proce-sables para los Gobiernos, los organismos y las personas involucradas con la efectividad del desarrollo. Creemos que la evaluación ha identificado dichas lecciones y recomendaciones. Por otra parte, el propio proceso de evaluación realizado de manera conjunta ha sido un ejemplo de los principios básicos de asociación y apropiación de la Declaración de París, y ha contribuido a mejorar las perspectivas y el diálogo en los países y organismos que participaron.

En el Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda al Desarrollo, que se reunirá en Corea a fines de 2011, se realizará un balance de los resultados de la implementación de la Declaración de París y se trazará el curso futuro para la eficacia de la ayuda. Se espera que este Informe de Síntesis, en combinación con los informes de las evaluaciones nacionales y los estudios de donantes, se utilice amplia y constantemente en los distintos países y a nivel internacional, antes y después de dicho Foro.

El informe está intencionalmente exento de lenguaje especializado, y proporciona mensajes clave que son claros, concisos y directos, formulados en un lenguaje. Asimismo, dicho lenguaje reconoce que únicamente el compromiso político, y no las soluciones tecnocráticas, puede impulsar de manera efectiva los cambios positivos y la reforma de la gestión de la ayuda.

Ahora corresponde a los Gobiernos, organismos y grupos de la sociedad civil, para quienes se preparó la presente evaluación, aplicar las lecciones y recomendaciones.

 firma: Sandra Alzate Cifuentes  firma: Twaib Ali  firma: Ted Kliest (Copresidente)
Sandra Alzate Cifuentes
Colombia
Twaib Ali
Malawi
Ted Kliest (Copresidente)
Los Países Bajos
firma: Joakim Molander   firma: Peter Davis  firma: Cao Manh Cuong (Copresidente)
  Joakim Molander
Suecia
Peter Davis
EE.UU.
Cao Manh Cuong (Copresidente)
Vietnam
   firma: Niels Dabelstein  
  Niels Dabelstein
(Secretaría)
 

[1] Siete de estos países también participaron en la primera fase.

[2] Además de los 11 estudios realizados en la primera fase.

[3] El Grupo de Gestión estuvo compuesto por: Twaib Ali, Subdirector del Ministerio de Finanzas de Malawi; Sandra Alzate Cifuentes, Directora de Cooperación Internacional de la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional de Colombia; Cao Manh Cuong, Director General Adjunto del Ministerio de Planificación e Inversión de Vietnam; Niels Dabelstein, Secretaría para la Evaluación de la Declaración de París, Dinamarca; Peter Davis, Coordinador de Planificación y Gestión del Desempeño en la Oficina del Director de Ayuda Exterior de los Estados Unidos, Departamento de Estado / Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID); Ted Kliest, Oficial Superior de Evaluación, Departamento de Evaluación de Políticas y Operaciones, Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos; y Joakim Molander, Director del Departamento de Evaluación de la ASDI, Suecia.




Esta página forma parte de la publicación 'LA EVALUACIÓN DE LA DECLARACIÓN DE PARÍS, FASE 2 ', como capítulo 1 de 11
Edición 1.0 de la publicación, con fecha de la versión 07-07-2011,
La publicación se puede adquirir en la direccción http://www.netpublikationer.dk/um/11066/index.htm

 

 
 
 
 
  Ministerio de asuntos exteriores © | www.um.dk